4

Unos zombis animados – Paula Magrinya


Me puedo considerar una gran fan de Tim Burton, he amado casi todas sus películas, incluso las más macabras como Bitelchús o Sweeney Todd. Pero me imagino que más de uno estará de acuerdo conmigo en que la última película que produjo, ” Lincoln, cazador de vampiros” y la última que dirigió “Sombras tenebrosas” , estaban echas por hacer e incluso en mi opinión, parecía que ni Burton había estado el día del rodaje.

Estaba a punto de perder mi fe en Tim hasta que se estrenó su nueva película de animación basada en uno de sus primeros cortos, Frankenweenie, la historia de un niño que resucita a su perro al modo Victor Frankenstein. Las películas de animación de Tim Burton siempre me han encantado, es sorprendente lo bien hechos que están los dibujos de los personajes, que aunque muchas veces no tienen el cuerpo de un humano, las expresiones en sus caras muestran su lado más sensible. En Frankenweenie esto no iba a ser distinto, aunque en este caso los personajes más maravillosos son los secundarios; la niña apodada “la chica rara” y Toshiaki son, sin duda, mis preferidos. A parte de los personajes, Frankenweenie es muy entretenida, de esas películas para ver en tu casa un día que no tienes nada que hacer.
Los curiosos personajes de Frankenweenie

Los curiosos personajes de Frankenweenie

No quería terminar esta crítica sin hablar de “Pesadilla antes de navidad” (Que aunque no esté dirigida por él, la idea sí que fue suya) o “La novia cadáver”; unos musicales animados que con ese aire siniestro me cautivan desde el minuto uno al noventa. Siempre con el tema de la vida después de la muerte ya sea mediante zombis, brujas, fantasmas o esqueletos, son unas películas que de verdad merecen la pena y que además tienen ese toque de humor mezclado con una pizca de tragedia, que puede que a algunos les saque una lagrimilla al final de la película.

PD: yo llore con Frankenweenie.

PD2: Aún así tengo una duda, ¿por qué la película se llama Frankenweenie? El perro se llama Sparky, y el niño Víctor, además, no mencionan esa palabra en toda la película…Si crees que sabes por qué se llama así, ¡deja tu respuesta en los comentarios!
1

Un fenómeno de descerebrados – Inés Vargas


No resulta difícil darse cuenta de que estamos viviendo los años dorados del género zombi, o subgénero, o tema, o como queramos llamarle.

Podríamos echarle la culpa a Crepúsculo, que ha convertido a los vampiros en seres ciertamente afeminados y cubiertos de purpurina, de forma que ahora necesitamos otro monstruo.

Sin embargo el género zombi se remonta más allá de la aparición de los Cullen. Uno de los puntos a favor de este género es que se alimenta de la posibilidad. La mayoría de apocalipsis zombis surgen a partir de la infección de un virus o se basan en la experimentación genética. Son dos ideas que no podemos descartar totalmente en el mundo que vivimos, y, aunque no nos lo llegamos a creer por completo, tampoco podemos tranquilizarnos con la certeza de que no puede pasar.

Además es un género que da mucho juego. Literalmente. Y es que se adapta muy bien a lo lúdico, así que no es de extrañar que no paren de surgir videojuegos ambientados en la apocalipsis zombi, desde el anciano Resident Evil, que, si no me equivoco, data de 1996, hasta el flamante “The last of us”, pasando por el simpático juego “Plantas vs Zombies”.

Está claro que las películas de zombis se prestan mucho al juego. De hecho en muchas de ellas encontramos secuencias de acción que parecen sacadas de uno de estos videojuegos, y casi parece que los personajes también lo agradecen. Esto les abre la posibilidad de divertirse en una situación de apocalipsis, absolutamente adversa.

Dejando a parte ñoñerías sobre lo divertido que resulta acabar cubierto de sangre zombi y bla bla bla, estos seres no dejan de ser aterradores. ¿Por qué? Porque son muchos. Esta es una de las grandes diferencias entre los zombis y el resto de los monstruos. Fue el éxito de la novela “Soy leyenda” el que supuso este cambio: el que estaba sólo era el humano, no el monstruo aterrorizando a los hombres. Es decir, su poder es la colectividad. Un sólo zombie no supone una gran amenaza, y de hecho, individualmente, resultan seres bastante patéticos. Eso sí, cuando se juntan unos cuantos, probablemente acabes uniéndote a ellos. Estamos hablando de seres que atentan contra la sociedad,
contra la civilización como la conocemos.

¿Qué pasa? ¿Por qué me miráis todos?

¿Qué pasa? ¿Por qué me miráis todos?

Nos encontramos en un mundo en el que tener lo es todo; tener belleza, tener dinero, tener inteligencia, tener tener tener…y de repente te encuentras con una horda que no tiene nada, que no le interesa nada y que amenaza con esta forma de vida. Con esto surge una paradoja; los zombis se rebelan y se convierten en el punto de partida de una revolución sobre los paradigmas y sistemas establecidos.

Desde cierto punto de vista los zombis son seres con una libertad plena. Sus acciones no se mueven bajo ningún interés concreto, dejando a un lado sus necesidades alimenticias. Podríamos decir que la imagen de zombi se aleja de las clasificaciones que sufren otros monstruos, es decir, no podemos decir que sirvan al bien ni al mal. Son seres incorruptibles. Quizás estén corruptos físicamente, pero no moralmente. Mirándolo así, quizá sea mejor encontrarse frente a un zombi que frente a un político, un juez, un diputado, y, dejando a un lado los prejuicios ante dichas profesiones, esencialmente, cualquiera. Por eso esta imagen del zombi pone en duda de alguna forma lo que nos hace humanos.

Sin embargo, de nuevo gracias a “Soy leyenda”, aparece otra idea totalmente distinta de lo que son los zombis. Tanto en la película como en el libro (aunque en este último los seres se asemejaban más a vampiros que a zombies), se plantea la pregunta: ¿y si el zombie no fuera un monstruo, sino un modo distinto de ser humano? Ya no los miramos desde arriba, sino desde la misma altura, aunque ellos nos van ganando por goleada.

En cualquier caso, no quiero aburriros con más tonterías acerca de lo que son los zombis, y sobre todo, quiero evitar meterme en algo más filosófico, así que, en resumen: podemos encontrar montones de películas, videojuegos, cómics y menos novelas sobre el tema de los zombis. En general todas se basan en la misma trama: tenemos un personaje central que sabemos que por lo menos va durar hasta casi el final de la historia, que es una persona común y corriente, o casi común y corriente, que por cuestiones de azar o por su inteligencia, consigue ir sorteando los peligros de los zombis. Y ya dentro del esquema de supervivencia encontramos la comedia romántica, la novela de aventuras…De todas formas destacan algunas obras dentro del género: ya he mencionado “Soy leyenda”, pero también me parecen bastante recomendables los cómics de “The Walking Dead”, y la serie basada en estos cómics también resulta digna.

Así que, ¿por qué no? Les doy cinco patatas a las tres.

2

El rey de los zombis – Patricia Gómez


Michael Jackson. Quien no conozca a este mago de música es que o es muy cani o es muy tonto, vamos que no sabe de otra música que no sea el reggaeton porque sinceramente es el rey del pop y así es como le llaman y se seguirán llamando por muchos años ya que su música y su gran talento revolucionaron al mundo.

"Si er maikel te vashila tu te callah y lo asimilah" Declaración de Michael Jackson sobre el resultado del vídeoclip.

Bueno, respecto al tema zombi, hablemos de “Thriller”. Una obra maestra en toda regla, que aparte de la colaboración de zombis en su videoclip, fue el primero que utilizó una mezcla en el video diferente a la mezcla del disco. Gracias a este videoclip, estos muertos vivientes salieron a la luz (y nunca mejor dicho), es decir, que se popularizaron y la gente empezó a saber sobre ellos y eso hizo que mas tarde se hicieran películas y series como “The Walking Dead” o “Zombieland”

La coreografía del video es peculiar ya que se refiere a la típica manera de andar de estos monstruos, aunque en verdad nunca hemos visto a uno en la realidad pero se piensa que andan despacio (a veces demasiado) y con las manos levantadas, y esto a hecho a el baile muy famoso con su movimiento de manos de un lado para el otro. Lo mejor de este vídeo de los 80, es el final,(ve el videoclip antes de seguir leyendo) donde se descubre que hasta el propio Michael es un zombi, por lo que podemos intuir que no es tan malo como puede parecer. Si el cantante y bailarín mas aclamado de los tiempos se convierte en zombi, seguro que nosotros también podemos sobrevivir a tal genialidad.

0

No es otra película crepusculera – Irene Juste


No soy una fan incondicional de este género; tampoco es que no me guste, tan solo que nunca me había llamado especialmente la atención. Hace poco vi que Nicholas Hoult (que me gusta mucho como actor) estrenaba una nueva película, “Memorias de un zombi adolescente”. A primera vista pensé que sería tipo “Crepúsculo” pero con zombis, pero al ver las buenas críticas que tenía y que Hoult la protagonizase, me decidí a verla.
Y entonces llegó la sorpresa: me encontré con una película con chispa, buen ritmo, mucho sentido del humor y que a medida que iba transcurriendo te enganchaba cada vez más. No me esperaba disfrutar como lo hice, pero así fue. He de añadir también la buena actuación de la pareja protagonista, que consiguió bordar su papel sin llegar a ser repelentemente empalagosos, pienso que tienen una química muy buena que le proporciona a la película otro punto más a su favor.

Una pareja llena de vitalidad...bueno, a medias

Una pareja llena de vitalidad…bueno, a medias

También cabría destacar el buen guión de la película, que, a parte de humor, consigue cambiar la perspectiva que se tenía hasta ahora de estos muertos vivientes; sin corazón, tan solo un bicho más al que aniquilar, y hace que incluso se les llegue a coger un poco más de cariño. Al menos a mí me han dado ganas de ver más películas sobre ellos.
Si se tiene que decir algo en contra, diría que es bastante predecible, aunque eso no tenga gran importancia viendo el buen conjunto de la película.
Mi puntuación: potatopotatopotatopotato Graciosa, entretenida y viva, sin llegar a provocar una epidemia de gente vomitando arcoíris en las salas de cine.

0

¿Zombis? ¿Eso qué es? – Salvatore Nocerino


Aunque me considero un fan del género zombi -reconozco que fue a partir de TWD cuando descubrí todo este mundo-, hay algo que me saca de mis casillas y que se repite en todas las películas sobre muertos vivientes.

¿POR QUÉ NADIE SABE NUNCA QUÉ SON LOS ZOMBIS? Han recibido miles de nombres: mordedores, caminantes, no muertos, monstruos… Pero nunca los protagonistas parecen saber nada de ellos. Vamos a ver, ¿es que no sabéis lo que es un **** zombi? No sé si véis a lo que me refiero. Digamos que The night of the living dead, primera película del género, tiene perdón. Nunca antes de había hablado de este tipo de bestias del inframundo que venían a comerte, pero, a partir de ahí, han habido películas hasta aburrir sobre este mismo temita.

Y ahora me vas a decir que en películas de los años 80′ o 90′, por ejemplo, en la parte donde empieza a surgir la epidemia, nadie sabe lo que son. Venga ya, ¿no han visto la televisión en treinta años o qué? Aunque no sean unos frikis del género, han tenido que oír hablar de ellos. Pues no, o los protagonistas son más tontos que una piedra o han vivido aislados de la sociedad, porque no me lo explico de otra manera.

Además, siempre descubren, hacia la mitad de la película, que se les mata golpeándoles en la cabeza. ¿En serio? ¿Tanto os cuesta? ¡Es cuestión de sentido común! Les atraviesan el corazón y ven que no se mueren, pero siguen haciéndolo. Pues mira, no me extraña que les coman, si es que son cortitos.

Otra cosa irritante es el personaje del tocapelotas de la película que se rebela en la segunda mitad de la trama. ¿Me váis a decir que no se le venir? Se pasa la primera mitad haciendo bromitas de mal gusto, nadie le aguanta y es más egoísta que Mr. Scrooge. Pero no, hasta que no intenta matar a todos nada, nadie se da cuenta de sus intenciones. Eso sí, siempre acaba recibiendo su merecido, muriendo entre terribles sufrimientos.

Así las cosas, y aunque, como ya he dicho, me considero un gran fan, creo que, como todo, las películas y series de zombis pueden mejorar, y ahí están los puntos más débiles que, desde mi humilde opinión, deberían cambiar YA. Aprovecho la ocasión para reivindicar el british zombie con dos títulos muy recomendables:

PELÍCULA.Shaun of the Dead (2004): pertenece al no tan explotado subgénero de comedia zombi bastante inglesa -o te partes o te parece un coñazo-, graciosa y absurda hasta la saciedad. Puntuación: potatopotatopotatopotato

Póster de Shaun of the Dead

Shaun of the Dead. Una comedia romántica. Con zombis.

SERIE. Dead Set (2008): abstenerse tiquismiquis. Esta miniserie de tres capítulos es bastante, bastante gore. No se cortan un pelo en mostrar las entrañas de sus personajes, literalmente. En el fondo, es una crítica bastante dura contra el fenómeno de los reality show, eso le vale la puntuación más alta.
Puntuación: potatopotatopotatopotatopotato

3

Guía de supervivencia a un apocalipsis zombi – Álvaro Vidal


Pongámonos en situación: El final del mundo tal y como lo conocemos ha llegado. Todas las personas de la tierra se han convertido en zombis (excepto tú) por una de las siguientes razones: un virus se ha expandido, un hechicero ha hecho un conjuro vudú (los africanos insisten en que fueron ellos los que crearon a esta raza tan pesada), o Michael Jackson está grabando un nuevo videoclip. ¿Que, qué es un zombi? Un zombi es un muerto viviente. Un ser que vaga por la faz de la tierra intentando convertir en monstruos como él a las demás personas. Una criatura cuyo lenguaje es muy complejo y digno de estudio. De hecho antes de continuar deberíamos hacer un inciso en el zombio o idioma zombi Fundamentalmente se basa en el uso reiterado de estas dos expresiones, ya sea juntas o cada una por su lado:

¡Cereeeebroooooosh! (¡Braaaaaaiiiiiins!) Significa: Te quiero comer. En cuanto la oigas, corre.

¡Arrrrgjhsssshhhhhhsbsbshhhh! Quiere decir: Te quiero comer. En cuanto la oigas, corre. 

Como veis el lenguaje de los zombis es complejo y difícil de aprender.

I am legend

“Si me cantas el rap del príncipe de Bel Air no te como” Angus el Zombi chantajeando a Will Smith

Volviendo al tema: eres el único superviviente de un apocalipsis zombi, y si quieres salvar al mundo de esta horrible catástrofe, deberías seguir una serie de pasos, basados en los contenidos aprendidos de las películas de zombis.

 

1) Hazte con un arma y un refugio.

 Ya sé que este paso puede parecer obvio, pero es muy importante. No importa cuál, sólo coge algo efectivo (que aunque no sirva para acabar con un zombi, que lo detenga) y sobre todo distinto: si llevas la misma escopeta que cualquier otro pringado de una película de zombis, nadie se interesará por ti, y serás solamente un personaje más, así que usa algo original, como una cerbatana o un lanzapatatas. Y el refugio no tiene por qué ser nada del otro mundo. Con que las paredes resistan puñetazos, mordiscos y patadas será suficiente. Además sería útil que tuvieras preparada una bolsa de emergencia por si tuvieras que huir.

2) Olvídate de tu pasado.

Aunque entre escena y escena el montador de la película meta un flashback, tienes que olvidar que ahora todos los miembros de tu familia y tus amigos son unos monstruos que andan como si fueran de piedra, y centrarte en la regla número 3.

3) Busca a otros humanos.

Puede que creas (y que en el tráiler lo presenten así) que eres la última persona sobre la faz de la tierra, pero NO, hay otros desgraciados cuya misión también es sobrevivir, así que búscalos. El cómo es lo difícil. Puedes optar por el método Will Smith y emitir una señal de radio cada poco tiempo que informe de tu localización y ya puestos que ponga música buena, o simplemente vagar en busca de ellos. ¿Por qué encontrar humanos es importante? Pues no sólo porque podrás luchar mejor, sino porque si te caen mal, les puedes robar los alimentos o incluso si te entra la venilla antropófoga puedes matarles y comértelos.

4) Respeta los momentos de tensión.

Si en algún momento escuchas una canción de fondo que suene misteriosa, has de saber que estás en un momento de tensión. Por respeto al guionista y al espectador, tienes que actuar como si fueras imbécil. Supongamos que has oído un portazo, y tú creías que la puerta del refugio estaba cerrada. En ese caso, en lugar de coger la bolsa de emergencia, y huir, tendrías que quedarte mirando fijamente al infinito. Unos segundos después deberías acercarte poco a poco a la puerta. “¿Hay alguien ahí?” deberías decir. Obviamente el zombi oculto entre las sombras no responderá nada (¿Qué iba a decir: Arrrrgjhsssshhhhhhsbsbshhhh?) De repente el zombi saltará sobre ti, y actuarás con sorpresa. ¡Oh! ¡Un zombi! ¡Pensé que sería el tapicero o el afilador!. Habrá entonces una lucha breve de unos treinta segundos en la que tú, tumbado en el suelo, intentarás alcanzar la pistola que está sobre la cómoda. Finalmente le dispararás (Estamos en el minuto 45, el prota no puede morir aún) así que tampoco tendrías que preocuparte mucho por esto.

5) Encuentra el antídoto.

Si ha habido un brote de rabia o de cualquier otra enfermedad cuyos síntomas sean tener antojos de cerebros, es porque alguien lo ha querido, así que debería de haber una farmacéutica, un gobierno, o un científico loco detrás de ello. Tu objetivo será encontrar los laboratorios y hacerte con el antídoto. Justo cuando vayas a difundirlo (por algún tipo de dispensador a escala mundial que sorprendentemente estará en el laboratorio) tendrá lugar la batalla final, una lucha épica entre la resistencia y los zombis, llena de efectos visuales, sangre y vísceras. Llegados a este punto o mueres tú en un acto heroico (Esto NO es un Spoiler de Soy Leyenda), o muere tu fiel compañero, u os salváis todos. 

Y ya está. Si has seguido las reglas al pie de la letra deberías estar vivo y/o haber salvado a toda la humanidad. Un último consejo: las pelis de superhéroes son más taquilleras.

2

Una crítica políticamente incorrecta – Ignacio Blanch


Pues sí: el mismo cateto estirado de la Red Social (para los que no se hagan una idea, la historia de Facebook) es el protagonista, también cateto y estirado, de Zombieland. Para empezar, no se a quien se le habrá ocurrido poner a Jesse Eisenberg (Columbus) a protagonizar una aventura tan excitante como esta (ahora estoy poniendo voz de Hermione Granger), pero el que lo haya hecho ha tenido unos huevos de oro. A nadie le pegaría el soso de “Mark Zackerberg” en una encarnizada lucha de la mano de Talahasse caza zombies en una ruta, digamos, complicada, por todo el medio oeste americano… Pero en su favor debo decir (en el de quien le escogió, no en el de Eisemberg,) que Jesse ha encajado perfectamente en el papel. Algo tiene que significar que en todas las películas haga de adolescente (porque parece que no crece) marginado social, y es que encarna el papel a la perfección.

Pero por supuesto, el momento decisivo de Zombieland llega con Wichita (Emma Stone). Y digo el decisivo por increíble que es… Pero vamos a ver, ¿Cómo se va a fijar Emma Stone en Columbus (el marginado social del típico instituto) cuando en todas las pelis americanas nos enseñan lo mucho que pasan de estos tios? Luego pasa lo que pasa, y los margis le tiran fichas a las buenorras. Eso es culpa del inexperto director ( y cuando digo inexperto, me refiero a que no tiene experiencia, porque ha demostrado que vale y mucho para el trabajo de dirección).

Aunque debo decir que el tema de los zombies no me apasiona (nótese en la cortesía que no me gusta nada) es verdad que Zombieland me ha gustado bastante. El punto tierno de Talahasse buscando a su hijo americano, y la aparición de Bill Murray “as himself” le dan un toque aireado que evita que ralle como la mayoría de películas sado-cómicas de los últimos años.

Mi puntuación: potatopotatopotatopotato Mi conclusión, por si no se había notado, Jesse Eisemberg no me gusta un pelo.