1

La guerra de los mundos – Salvatore Nocerino


“Ola k asen terrícolas, los invado o k asen?” Dice saludando uno de los trípodes


Extraterrestres. Trípodes que salen de la Tierra después de una misteriosa tormenta, una familia americana desestructurada que huye por el país -EEUU, cómo no- intentando sobrevivir y que -¡qué casualidad!- salva al mundo. Fue verla y pensar: “Esto es de coña, ¿no?” Creo que perdí dos horas de mi vida en eso, y aunque no es de las películas más largas, a mí se me hizo ETERNA. En fin, un insulto a la novela homónima de George Wells, que debe estar retorciéndose en su tumba y acordándose de Spielberg y de todos sus muertos. Para terminar con esta crítica corta -no se merece mucho más de un párrafo-, ¿qué pensáis? ¿Alguien me puede decir el fundamento de esta película de “””ciencia ficción”””?

Nota: Bueno, ¿para qué molestarnos? ¿La imagináis? Exacto, una muy, muy mala.

Anuncios
5

Una crítica imprevista – Ignacio Blanch


J.K Rowling presentando su nuevo libro.J.K. Rowling presentando su nuevo libro.


“Una Vacante Imprevista” (The Casual Vancancy) es la primera novela para adultos de J.K. Rowling. Es este el libro que ratifica la gran capacidad de Joanne para escribir seiscientas páginas que te enganchan desde la primera. Tras la repentina muerte en el aparcamiento del concejal Barry Fairbrother, te sumerges por completo en la trama de un libro sin introducción cuyo nudo te mantiene pegado a sus capítulos hasta el final. Ni la voz del NY Times, que habla desde Hollywood, consternado porque no habrá más fenómeno taquillero como estaban esperando, ni la de The Guardian, en cuya redacción están molestos porque Rowling se ha atrevido a desprestigiar a los ingleses y ponerlos al nivel del mundo real valen la pena: se trata de una novela fresca, entretenida, innovadora y brillante. Quizá le haya faltado ahondar un poco más en los controvertidos temas que toca como la sexualidad adolescente, el matrimonio, las envidias o el éxito, ya que le habrían ofrecido un trasfondo filosófico mucho mayor y habría supuesto la quinta patata. Todos tenéis que leerlo: os daréis cuenta de que los desayunos ingleses no son lo que parecen y que los adolescentes Británicos, lejos de ser guapos y perfectos, se parecen todos un poco más a Dudley Dursley.