Crimen Y Castigo


“… Y aunque del título se infiera, por aquel necio de las artes literarias, por ignorancia histórica o por simple embrutecimiento, que vamos a tratar de Lope de Vega, o sus contemporáneos… que vamos a matar a una doncella, que un rey se va a cobrar la vida de sus sirvientes o que un héroe enfrentará a su Fatum, debéis saber que no es este solo un tema épico.”

Al contrario, nos ha acompañado siempre, y los más grandes directores, guionistas y productores de hoy por hoy recurren con abrumadora facilidad a este final. Porque nos encanta. Nos apasiona impartir justicia y que el malo salga mal parado y el bueno bien avenido. Porque somos así. Porque nos gusta castigar. Como cada Lunes, os ilustro con uno de mis gustos en materia literaria y/o de cine, y hoy vamos a ver que no puede ser otro mas que Woody Allen mi guionista favorito de todos los tiempos.

El neoyorkino escribió y dirigió “Match Point” que fue estrenada en todas las grandes pantallas del mundo con gran devoción y asombro del público en dos mil cinco. Gran película esta… mas no por ello con un final feliz, o más bien, ético. Resulta esta la antítesis del tópico crimen-castigo. Porque no solo el protagonista asesina una vez.. ¡Sino dos! Y es tal la impunidad, es tal el azar, la violencia y el drama… es tal la genialidad del guión, que consigue que te pongas de su parte. Y esto, mucho más lejos de las técnicas corrientes, es en si una innovación, que te mantiene en vilo hasta el mismo minuto final.

Tras la exultante genialidad de esta película, inmoral, antiética, infame… Allen se lanza a su tercer film en su periodo de estancia Londinense.  Tras la no mala prueba de “Melinda & Melinda”, la extraordinaria crítica y el pasional recibimiento del público británico de “Match Point”, su primer thriller, (que ya es en sí un un sinfín de cumplidos, pues no es éste un público fácil), se lanzó en dos mil seis a por “Scoop”. Protagonizada también por la eterna actriz de Woody, Scarlett Johansson, la película plantea con exquisita sutileza justo lo contrario que en su anterior título. Es más, me atrevería a decir que es la misma historia, y que solamente han cambiado las circunstancias y los personajes (entre los que él mismo se incluye, por cierto). Y aquí llega el castigo seguido de la venganza. Porque ninguna injusticia puede jamás quedar impune. Suficiente tenemos con el mundo real. Y esta película, mas pobre en sus interpretaciones debo decir, quizá ensombrecida por su predecesora, es el final moralmente aceptable de “Match Point”. Aunque cuesta mucho (como se hace ardua en la anterior la tarea de que el asesino no sea descubierto), termina cayendo el malo. Porque es inherente al ser humano, siempre con esa necia necesidad de castigar y concluir las cosas así… en fin, aunque no comparta vuestra necesidad de terminarlo todo bien (siendo esto comprensible pues siempre se sabe entonces como van a acabar las cosas), debo reconocer que sin esta película, “Scoop”, habría quedado para mi bajo sospecha el impoluto historial de finales éticos del señor Woody Allen… Y eso habría sido un crimen, ensuciar su nombre y su reputación. Y bien sabemos ahora, que todo crimen se cobra su venganza.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s